La momia

75250_3386292974976_1199074385_32485673_1309946264_n

Por Ana Fructuoso Ros

El universo en el que habitan esos seres denominados momias es extremadamente peculiar. De hecho, para su trato con los habitantes de a pie, se han visto en la obligación de elaborar un manifiesto de cuáles son sus especificas formas de trato para que no surjan malos entendidos. En él aclaran aspectos como: Hablar con una momia es un asunto delicado, que debe, si es posible, anticiparse, con el objeto de establecer un contacto adecuado y mutuamente provechoso. En cualquier caso, aunque tú no quieras hablar con una momia, es muy probable que sean ellas las que se dirijan a ti, ya que las momias, al contrario de lo que una superficial apreciación pudiera hacer pensar, tienen esa necesidad parlante incrustada en la carne, como sus vendajes.

Este grupo de momias se ha denominado La momia que habla, pero lo que mejor hacen, además de hablar, es cantar, tocar instrumentos y componer canciones con su letra y con su música. Su último trabajo, el cuarto de su carrera musical, Te quiero (lo justo), es un EP de cinco canciones de melodías con mucho encanto y letras interesantes, más profundas de lo que puedan parecer en una primera audición pues, como ellos nos han confesado, la mayoría de ellas se han inspirado en textos literarios de Shakespeare, Homero o Silvia Grijalva. Incluso el nombre La Momia que Habla está inspirado en un cuento de Poe, porque a las momias, como ellas mismas manifiestan, además de su afición por la música, y de hablar, también les gusta leer.

El artífice de estas ilustradas letras es Pepe Aguilar quien además está a cargo de los teclados en la banda. El creador de las dulces melodías es Abel Novoa, voz principal del grupo y guitarrista.

A La momia que habla podríamos definirlo como un grupo de pop amateur pero con algunas peculiaridades que lo distinguen del resto.

En primer lugar, son un grupo de amigos y amigas, que lo eran ya antes de ser un grupo. Todos son trabajadores y trabajadoras de la sanidad pública (médicos, médicas, enfermeros, enfermeras y terapeutas), que comparten, además de su conocimiento de la medicina, su afición por la música y cierta inquietud por hacer cosas relacionadas con ella. Hace unos años (2005) decidieron formar un grupo con la mera finalidad de disfrutar y encontrar un espacio común en el que desarrollar sus inquietudes creativas. Juntos, se divierten ensayando, componiendo, arreglando y organizando los conciertos, nos cuentan. Para ellos hacer música es un juego que les entusiasma y que tiene muy poco que ver con la creación de un producto encauzado al mercado musical aunque termine siéndolo. Ellos esperan que este entusiasmo se note en sus temas y puedo asegurar que lo consiguen, sobre todo cuando los escuchas en directo. En el escenario se les ve alegres y comunicativos, felices de compartir sus creaciones y su buen rollo, y eso, lo trasmiten a todos aquellos que tenemos la suerte de asistir a sus conciertos.

Se autodefinen como grupo amateur porque hacen las canciones que les apetece, y quizá por eso es difícil encajarlos en los cánones de los estilos conocidos hasta ahora, como Indis porque no están sujetos a las leyes del mercado y porque autofinancian sus proyectos con total independencia, aunque suelen buscar asesoramiento de otros músicos afines que les gustan y les quieren para sus producciones y a quienes les permiten ser momias durante un tiempo, como Nikki Budú, Joaquín Talisman, Ross o Fernando Rubio, en este último caso.

Pero La momia cuenta, además, con otra particularidad muy estimulante y es precisamente por esta por la que hemos decidido hablar de ellos en nuestro blog: de entre sus ocho miembros, cinco son mujeres. Seguramente, este detalle no estaba implícito entre sus principios a la hora de formar el grupo sino que surgió de forma natural o por mera casualidad, pero eso quizá sea lo mejor de todo pues debe formar parte de la idiosincrasia de una momia, en la que la codiversión es el estado natural. Entre ellos no parece funcionar eso de yo al futbol y tu al cine, yo cocino y tu ensayas…

Los componentes del grupo son: Lola Lázaro, Batería; Rosa Blazquez, bajo; Mar Fernández, percusión; Malena Sánchez y Mª Ángeles Legaz voces; Josema Sánchez, saxo; Pape Aguilar, teclados y letrista; Abel Novoa guitarra acústica, voz y compositor de la música.

Este detalle, los aleja de los estereotipos de género a los que nos tienen acostumbrados otras formaciones del pop y del rock en los que la mayoría de componentes son hombres y en los que en el mejor de los casos las mujeres suelen estar situadas en la retaguardia coral a la vez que como objeto decorativo, y, muy excepcionalmente, como voz solista. Ver a una mujer a la batería o al bajo como es el caso de Lola o Rosa, rompe los cánones ancestrales del pop y posibilita visualizar un futuro más paritario dentro de este ámbito.

Por eso por lo que, además de por su nuevo disco, queremos dar la enhorabuena a La momia, y les deseamos el mayor de los éxitos con Te quiero (lo justo)”y con todo lo que venga después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s